Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
“Los Amigos del INMF” – “Les Amis de l’INMF”
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. & R. Jean-Christophe, Prince Napoléon..
Versión en castellano
EPITAFIO DE WILLIAM PITT
Version en Français
Por el Emperador NAPOLEÓN
William Pitt « el Joven »
El verdadero carnicero de Europa (1759-1806).
Durante más de dos siglos ahora, Napoleón ha sido constantemente responsabilizado por las incesantes y cruentas guerras que marcaron su época, siendo sistemáticamente culpado de las catástrofes, sufrimientos, destrucciones, mutilaciones e innumerables muertes que de ellas resultaron.
Víctima constante de la desinformación, de la recuperación fácil y de los incesantes ataques perpetrados por los ingleses y sus deudores, la gigantesca figura del Emperador, que aún en nuestros días parece hacer temblar a más de uno, resurge regularmente –chivo expiatorio predilecto– bajo las formas más abyectas a través de textos y libros tendenciosos, voluntaria e incorrectamente orientados.
«Formateada» de esta manera a través de las décadas, la posteridad y muy en especial nuestra época tan aficionada a las amalgamas fáciles y prefabricadas, de rápido consumo, – el pensamiento prêt-à-porter diríamos, sigue confiada y complacientemente este adoctrinamiento falaz, equivocándose perpetuamente de culpable al querer juzgar sobre esas bases falseadas tanto a la época del Imperio como a su figura principal, que la llena toda entera: Napoleón.
Enseguida, de la pluma del mismo Emperador, una lapidaria y –esperémoslo así– profética apreciación del genial embustero, auténtica mente criminal de aquel tiempo, que logró engañar a la posteridad...
 

EPITAFIO DE WILLIAM PITT

« El Sr. Pitt ha sido el amo de toda la política europea; ha tenido en sus manos la suerte moral de los pueblos; hizo un mal uso de ella; incendió el universo y se inscribirá en la Historia a la manera de Erostrato (1) entre flamas, lamentos y lágrimas…

« Primeramente, las chispas iniciales de nuestra Revolución, luego todas las resistencias al deseo nacional, en fin todos los crímenes horribles que fueron la consecuencia de ello son obra suya. Esa conflagración universal de veinticinco años; esas numerosas coaliciones que la mantuvieron; el transtorno, la devastación de Europa; los mares de sangre de los pueblos que de ella fueron el resultado; la deuda espantosa de Inglaterra que pagó todas esas cosas; el sistema pestilencial de los préstamos, bajo el cual los pueblos permanecen curvados; el malestar universal de hoy, todo eso es de su obra. La posteridad lo reconocerá; ella lo señalará como un verdadero azote: ese hombre tan elogiado en su tiempo, no será un día más que el genio del mal… Pero lo que la posteridad reprochará sobre todo al Sr. Pitt, será la horrible escuela que ha dejado tras de él; el maquiavelismo insolente de ésta, su inmoralidad profunda, su frío egoísmo, su desprecio por la suerte de los hombres o de la justicia de las cosas. »

Napoleón.

1) Habitante de Efeso, quien, para inmortalizar su nombre, prendió fuego al templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del mundo.