Vida de S.M.I. el Emperador y Rey Napoleón I el Grande.
Vida de S.M.I. el Emperador y Rey NAPOLEÓN I
Instituto Napoleónico México Francia.
México.
Francia.
¡Apoye al INMF!  - Soutenez l'INMF!
« Tout pour l'Empire » - Instituto Napoleónico México-Francia.
Instituto Napoleónico México-Francia - Institut Napoléonien Mexique-France
Eduardo Garzón-Sobrado, fundador.
S.A.I. Jean-Christophe Napoléon, Prince Impérial.
CABEZA ARMADA
(TÊTE ARMÉE)

Por

Gérard de Nerval

Instituto Napoleónico México Francia.
Gérard de Nerval
(1808-1855)
Traducción al castellano por el Instituto Napoleónico México-Francia ©
Esta página está disponible al público de manera gratuita y puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no sea mutilada, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.
 

CABEZA ARMADA

Napoleón muriente vio una Cabeza armada...
Pensaba en su hijo ya débil y sufriente:
La Cabeza, era pues su Francia bien amada,
Decapitada, a los pies del César expirante.

Dios, que juzgaba a ese hombre y ese renombre,
Llamó a Jesucristo; pero el abismo, abriéndose,
No devolvió más que un vano soplo, un espectro de humo:
El Semidiós, vencido, se levantó más grande.

Entonces se vio salir del fondo del purgatorio
A un joven inundado por los llantos de la Victoria,
Quien tendió su mano pura al monarca de los cielos;

Ambos golpeados en el flanco por un doble misterio,
Uno esparcía su sangre para fecundar la tierra,
¡El otro vertía en el Cielo la simiente de los dioses!

Probablemente escrito a fines de los años 1830.
Publicado en 1877 en las Obras completas de Nerval.

 

TÊTE ARMÉE

Napoléon mourant vit une Tête armée...
Il pensait à son fils déjà faible et souffrant:
La Tête, c’était donc sa France bien-aimée,
Décapitée, aux pieds du César expirant.

Dieu, qui jugeait cet homme et cette renommée,
Appela Jésus-Christ; mais l’abyme, s’ouvrant,
Ne rendit qu’un vain souffle, un spectre de fumée:
Le Demi-dieu, vaincu, se releva plus grand.

Alors on vit sortir du fond du purgatoire
Un jeune homme inondé des pleurs de la Victoire,
Qui tendit sa main pure au monarque des cieux;

Frappés au flanc tous deux par un double mystère,
L’un répandait son sang pour féconder la terre,
L’autre versait au Ciel la semence des dieux!

Probablement écrit à la fin des années 1830.
Publié en 1877 au sein des Œuvres complètes de Nerval.