BICENTENARIO DE LAS BATALLAS DE IENA–AUERSTAEDT 1806-2006

Los preparativos en el extranjero

Por

Michel Ballabriga

« Hay múltiples escuelas en materia de conmemoraciones ». Barón Gourgaud.

Después de un viaje de cinco días tras las huellas de la Campaña de 1806 (así como la de 1813), es evidente que las ciudades, pueblos y aldeas alemanas, así como todas las localidades concernidos preparan este bicentenario asiduamente.
Acompañado por un historiador local, un guía y el ineludible y talentoso conferencista Adrien Alric, del Comité Histórico del INMF, nuestro representante oficial en Francia, el Señor Michel Ballabriga, recorrió aquellas regiones y nos brinda enseguida una primera impresión de lo que, a juzgar por lo que enseguida narra, será una espléndida celebración del bicentenario de la inmortal jornada del 14 de octubre de 1806.

Es menester constatar que las autoridades locales de los pueblos de Turingia destacan con excelencia en este ámbito. ¡Los participantes del viaje anual de la Delegación Provence del « Recuerdo Napoleónico » (Souvenir Napoléonien), a los campos heroicos de 1806, son testigos de ello!

En Iena, en los alrededores de la carretera tomada por la artillería para franquear la planicie de Landgrafenberg, un fresco monumental de 2 metros de alto (en curso de realización) representando a Napoleón en medio de su ejército, rememora el recuerdo tan excelentemente evocado por el capitán Coignet donde el mismo Emperador, con un farol en la mano, indicaba los muros de roca que había que rebajar y dirigía a los trabajadores, al ser el camino de entonces demasiado estrecho para que pasasen los cañones.

No hay un sólo pueblo, una sola aldea, un sitio histórico de los célebres campos de batalla de 1806 que no cuente con una banderola desplegada, ornamentada con el « sombrerito » y con la inscripción « Cita 1806-2006 ».

En Dornberg, (donde una estela indica el emplazamiento de Napoleón y de su Guardia el 14 de Octubre de 1806 a las 10:00 horas) nos fue servido un almuerzo « de vivaque » y sorpresa, las bebidas ya están marcadas año de cosecha « Apoldaer 1806 ».

En los catálogos y prospectos distribuidos generosamente se puede leer: « Si los Alemanes han escrito la palabra « cita » es que evoca la poesía y el encuentro », o también: « palomas viajeras, perfectos símbolos de esta cita 2006 vincularán a Francia y a Alemania con invitaciones ».

Esperemos que la inspiración literaria napoleónica de algunas de nuestras más altas instancias políticas que dejaban esperar una cierta implicación francesa oficial de las conmemoraciones pasadas, reciban dichas invitaciones.

Hasta en las bebidas, como en este caso etiquetas de cerveza, ningún detalle es dejado al azar.
Estas conmemoraciones de 1806 están bien preparadas por las autoridades del lugar... ¡Autoridades alemanas por supuesto!

¡Es cierto que la paloma es menos impresionante que el Águila!

En Vierzehnheiligen (posición ocupada por el Vº cuerpo del mariscal Lannes) una enorme banderola está puesta en la fachada de una granja, los carteles explicativos de la batalla están renovados, y es con una gran emoción que se puede leer, grabado en la piedra del monumento conmemorativo de la iglesia:

« No olvidéis a los muertos que fueron fieles »

Entonces, señores, si faltaron al bicentenario de Austerlitz, no dejen pasar el de 1806.

Hasta en las bebidas, en este caso etiquetas de cerveza, nada es dejado al azar, estas conmemoraciones de 1806 están bien preparadas por las autoridades del lugar... ¡Autoridades alemanas por supuesto!

¡Una bella imagen como se ven tantas sobre las fachadas de las casas de Cospeda!

¡Una bella imagen como se ven tantas sobre las fachadas de las casas de Cospeda!


Regresar